Operación Olympic: el plan que nunca llegó

Si a comienzos de septiembre de 1945, Japón no se hubiera rendido, los estadounidenses tendrían que haber puesto en marcha su plan para la invasión del archipiélago nipón: La Operación Downfall.

Publicada por Ángel de Marcos el 28 de octubre de 2015

Qué habría pasado si Japón no se hubiera rendido ante EEUU a comienzos de septiembre de 1945 en lo que fue, en definitiva, nada menos que el punto final de la Segunda Guerra Mundial? La pregunta no es capciosa: Japón se rinde por la explosión de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, y esa operación de triste memoria sólo era conocida por unos pocos en el ejército de los EEUU. De manera que la mayor parte de sus mandos del Estado Mayor no podían prever que Japón fuera a capitular y se trabajaba en otro ambicioso escenario estratégico: la invasión del archipiélago nipón, la llamada Operación Downfall, que estaba prevista para principios de noviembre.

Un doble plan que combinaba operaciones terrestres, aéreas y marítimas, con varios frentes geográficos y que se articulaba en dos fases:

  • La Operación Olympic, cuyo objetivo era la isla más septentrional de Japón (Kyushu), que planeaba movilizar a tres ejércitos en la costa sur de la isla con el apoyo de 34 portaaviones, incluida la cobertura de la aviación que operaba en Okinawa.
  • La Operación Coronet, cuyo objetivo militar era la invasión de la mismísima Tokio, previo desembarco de las tropas americanas en el centro de Honshu (la isla más grande del archipiélago nipón) y el avance de las mismas por la llanura de Kanto con el doble de efectivos que en la operación anterior.
    El plan nunca se llevó a cabo: la rendición japonesa lo abortó. Y si bien las bombas atómicas causaron una auténtica masacre en Japón, también resulta incalculable el número de víctimas que hubieran sumado las operaciones Olympic y Coronet a la contienda mundial, conociendo a posteriori los planes de defensa japoneses.

Ketsu-go, el plan japonés

Los nipones, por su parte, también estaban decididos a luchar hasta el final y su inteligencia militar estaba igualmente muy atareada en aquellas fechas previas a su propia (y desconocida) rendición. Su plan defensivo se llamó Ketsu-Go y, acogiéndose a la Ley del Servicio Militar Voluntario, preveía formar y movilizar a una población civil de 28 millones de hombres dispuestos a defender su patria a sangre y fuego con todo tipo armamento.

Por otra parte, la fuerza aérea japonesa no estaba tan aniquilada como pensaba el ejército estadounidense. Japón había reservado pilotos, aviones y combustible para afrontar la invasión, tenía aeropuertos camuflados por todo el país y preveía lanzar la mitad de esta fuerza aérea (kamikazes) contra el invasor en cuanto éste se acercara a sus costas.
Además, la Marina nipona aún disponía de 2 cruceros y 23 destructores, varios minisubmarinos, torpedos humanos y lanchas suicidas repletas de explosivos dispuestas y preparadas para ser lanzadas contra los buques enemigos. Pero ese momento histórico nunca llegó.

Operación Olympic